Entre apagones y un público que nunca dejó de danzar, el lunes se celebró el aniversario de La Estación.

La lluvia del lunes por la mañana nos hizo temer un poco, pero el anuncio de que no se suspendía por las condiciones climáticas nos alentó a agarrar viaje. Llegando al dique San Roque, el espectáculo de la masa de agua siendo despedida hacia el río (la conocida Cola de la Novia) más el intenso movimiento turístico de finde extra largo hizo que la llegada a La Estación se demorara un poco más de lo normal.

Era el aniversario, quince horas de fiesta. El cielo estaba despejado y la larga fila de quienes habían aprovechado la promoción de entradas que se lanzó días antes del evento circuló rápida. Estuvimos dentro del predio en al menos diez minutos. Aún así, el horario de las 20 horas que se había establecido para las entradas de esa promo se extendió por una hora más.

Durante las primeras horas, que inició a las 17, estuvo el dúo integrado por Maimex y Iannuzzi.

Llegamos justo para cuando Edu Imbernon estaba pinchando y precalentando la pista con la noche ya entrada. El sol acababa de irse, las estrellas se veían en plenitud y el valenciano nos hizo mover con un techno bien marcado, con algunas bajadas algo bruscas y subidas explosivas.

Que no se corte

Pasadas las 21 horas, un corte de sonido en los equipos llamó la atención de lxs asistentes. Si bien no fue la primera vez que sucedió que afecte solo los parlantes que dan hacia el público general (ya había pasado, por ejemplo, para Brigado Crew en noviembre), pasó casi desapercibido ya que «puede pasar».

Después de eso, sorprendió que ocurrieran cerca de doce cortes de energía, de los cuales la mayoría fueron durante la presentación de Imbernon. El español, ante los reiterados apagones, cada vez que volvió la música puso un track más potente que el otro y el público reaccionó.

Track. Corte. Comentarios en la pista. Otro track. El público estalló y se puso a bailar, aplaudiendo a Imbernon. Nuevamente un corte. Con sorpresa vio el artista desde el escenario la ovación que recibió ante cada retorno de la música tras las contingencias. También él se puso a reventar los parlantes.

Edu Imbernon explotó el predio pese a los cortes (Doctaclub)

Para todos los gustos

Y así se prolongó hasta el momento en el que el que pasadas las 23:30 tocó el turno de Sharam Jey. Con un set bien movido, los amantes del género pusieron todas sus energías en la pista, mientras que otrxs se tomaron un tiempo de descanso porque la noche iba a durar ocho horas más.

Durante la presentación del alemán se dieron algunos cortes más, que también se repitieron en dos oportunidades durante el live set de Vorhölle. Los argentinos se pusieron más introspectivos, con una línea de progressive que hizo que quienes estábamos descansando nos volviéramos a parar para ponernos a bailar y disfrutar de sus sonidos.

Luego, fue el turno de una de las artistas más esperadas por buena parte del público: Lauren Lane, cerca de las 2 de la madrugada. Ya solucionado el inconveniente, no hubo más interrupciones desde ese momento y la noche volvió a remontar mucho más explosiva.

A las 4:30, el principal de la noche: Guy Gerber. Durante más de cuatro horas, el israelí mantuvo la pista viva siguiendo el tono que le cedió Lane. Fuegos artificiales coronaron el festejo de la noche, incluído también un espectáculo de humo de colores al momento que todo vibraba al ritmo de uno de los tracks que más se ansiaba escuchar: What To Do. Por un momento esto se tornó molesto, ya que el mismo invadió el predio. Los abanicos se sacudieron fuerte para tratar de disipar el humo y el olor a pólvora.

(Doctaclub)

“Edu esta va por vos” se leyó en las pantallas, en homenaje al artista cordobés de 37 años, uno de los principales referentes de la escena local, fallecido este fin de semana en San Javier, localidad de Traslasierra.

Pasó el aniversario de La Estación y las aguas quedaron divididas entre quienes hablan de una noche disfrutada a pleno y quienes se fueron con un sinsabor. Eso sí, todavía hay quienes no entienden el por qué el line up fue armado con cierta incongruencia entre los géneros. Por ejemplo, Edu Imbernon pudo haber funcionado como buen cierre de la jornada.

Ahora el predio de San Roque se prepara para recibir a Joris Voorn, el 18 de abril.