El balance de diferentes protagonistas sobre este año, pese a los altibajos, devela que el confinamiento terminó derivando en nuevas chances para mejorar la situación de la electrónica cordobesa en varios aspectos.

Esta columna fue realizada para M90Sessions, de M90 Radio FM 89.9 de Rosario. Podés escucharla a continuación.

El año se termina en unos días nada más. Atípico por donde se lo mire. Igual, más allá de las cruzadas que afrontamos durante los últimos nueve meses en la escena, a partir de este 2020 muchas cosas se transformaron.

Antes, la vorágine de los eventos, la nocturnidad, los festivales y las constantes actividades no daban demasiado espacio (ni tiempo) para sentarnos a discutir y rever algunas cuestiones.

Pero el forzado freno en marzo se terminó convirtiendo en meca de oportunidades para repensar, reconstruir y largar a la escena nuevas miradas, debates y acciones que abran paso a un fortalecimiento de varias bases.

A través de las pantallas

Iván Aliaga y Christopher Erre, en La Cumbre (OnAir Music)

Con la irrupción de la digitalidad, las propuestas de producciones de contenidos destinados exclusivamente a estas plataformas se acrecentó. Antes existían, pero con el condimento de público in situ como potenciador.

Una de esas propuestas fue OnAir Music, integrada por Ezequiel Tomas Ibañez, Felipe Busciglio, Facundo Dente y Santiago Hidalgo. Arrancaron con cuatro sesiones de las que participaron Iván Aliaga, Nacho Padilla, Kebin Van Reeken y Fran Nastri.

«Este 2020 fue muy loco. Decidimos arrancar con esto en mayo desde nuestras casas y apenas los protocolos lo permitieron arrancamos a grabar en locaciones inéditas para desarrollar nuestro concepto», nos comentaron.

Así, el dúo Polar pasó por un estacionamiento subterráneo y Furz por la terraza de un hotel en Carlos Paz (ambas producciones en conjunto con Riot); como también Alejo Brizuela estuvo desde Laguna Azul.

«Era un año que pensamos perdido, y gracias a esto que comenzamos a hacer ha cambiado todo. Y para el 2021 se nos vienen más cosas para seguir trabajando y brindando esto que el público disfruta tanto como nosotros«, agregaron.

Próximamente, presentarán un B2B entre Aliga y Christopher Erre, filmado en el aeródromo de La Cumbre; y una producción con fines benéficos que se grabó este último martes en la localidad de Villa Berna, en Calamuchita.

Amplificar los campos de acción

Agustina Meroi (Instagram)

El colectivo Vésica Piscis terminó un 2019 con toda la plenitud en materia de logros y eventos, arrancando con fuertes apuestas para este año. Asentando grandes participaciones de las DJs cordobesas y de otras escenas, estaban listas para participar de un festival organizado por y para las disidencias. Iba a ser en abril en el Quality, pero llegó la cuarentena.

«Al final, el balance nos dio positivo y estamos contentas», resume Agustina Meroi. Desde finales de mayo y hasta principios de septiembre realizaron ciclos de charlas en vivo por Instagram, por donde conversaron con mujeres referentes en las más amplias ramas ligadas a la electrónica.

«Para cerrar el año, estuvimos haciendo alianzas que nos llevó a hacer el programa de becas con marcas que nos ayudaron muchísimo«, agregó. Y resaltó también: «fue darle la oportunidad a DJs nuevas que estaban produciendo».

Se calcula que participaron más de 150 productoras de todo el país y hasta de Uruguay. «El jurado se copó apenas le comentamos la propuesta», dijo Meroi. Quienes definieron a la beneficiarias del programa fueron ni más ni menos que Any Mello, Eli Iwasa, Violett y Kleine Pia.

«Si bien el año fue atípico y hubo momentos de angustia, volver a la pista y reencontrarnos todas en un mismo espacio nos es super confortante», cerró, refiriéndose al evento reciente que hicieron en Fruta. Además, Vésica desembarcó en radio Las Rosas con un programa propio, lanzado hace poco menos de un mes.

Tecnología al servicio de la escena

Closed I (Instagram)

Así como el acceso a la educación es democratizar el conocimiento e igualar las posibilidades de todxs, poder contar con herramientas de alta calidad también es una gran oportunidad para enaltecer el nivel de la producción musical.

Ignacio San Pedro (Closed I, bajo su aka artístico) es uno de los fundadores del laboratorio HAL que abrió sus puertas a mediados de este año. «Es un honor y gran responsabilidad poder llevar a cabo este proyecto», nos dijo.

«El objetivo es acercarle los instrumentos electrónicos que han venido marcando la cultura musical de los últimos 50 años. Somos el primer estudio en ofrecer un espacio con sintetizadores para uso y aprendizaje«, agregó.

Según Closed I, poder tener un contacto con estas herramientas son un paso importante para profundizar en los conceptos del diseño sonoro. «El uso manual y físico hace que uno se acerque más hacia la música», concretó.

Además de convocar a productorxs que deseen iniciar un proyecto musical o continuar alguno que ya tienen, adelanta que para el 2021 se proyecta no solo amplificar el acceso al aprendizaje, sino también convertir a HAL en un nuevo espacio de distribución de música.

Reconocimientos que fortalecen la cultura

María Belén Polanco

El surgimiento de la Unión de Musicalizadores de Córdoba representó un paso muy importante para quienes desarrollan esta actividad en la ciudad. Es que la pandemia puso en relieve las condiciones laborales bajo las que se trabajaba.

En este sentido, María Belén Polanco dijo: «este 2020 ha sido particular y terrible para los agentes culturales que intervenimos y trabajamos de esto«. Pero se rescata un punto que la mayoría de los gestores culturales de Córdoba, tanto de electrónica como de otras ramas, destacan como histórico.

«Se logró una buena relación con los entes públicos, que hace mención a lo importante que es que un Estado esté presente ante una emergencia como esta», dijo Belén. «Por primera vez contamos con una recibida formal y protocolar en los municipios«, añadió

Ahora, la Unión de Musicalizadores trabaja en ciudades del interior como Río Tercero y Río Cuarto, donde también hay importantes acontecimientos en este punto. «Es posible con la organización y la ayuda de las distintas representaciones que hoy nos reconocen como una actividad cultural«, cerró.

Para el 2021 se proponen avanzar con más convenios multisectoriales con diferentes cámaras que logren beneficios para lxs más de 300 artistas agrupados.

Entre algunos de ellos, que les permita mejorar el acceso a la salud, medicamentos a través de farmacias, cursos de capacitación y otros; como los que gozan trabajadorxs de otras ramas que cuentan con sindicatos o profesiones colegiadas.