La nueva visita del británico tras la denuncia en su contra nos interroga hasta qué punto podemos dejar pasar ciertas cuestiones en la escena.

Pasado este mediodía se conoció que Betoko vendrá nuevamente a la ciudad de Córdoba, el próximo 16 de marzo. El artista británico (nacido en México) estuvo en la mira dos veces en el último año y medio luego de la denuncia que recibió en su contra por violencia de género. Esto se conoció en julio de 2017 y fue presentada por su ex pareja y manager Abigail Blake.

Según constó, sufrió una agresión física que le provocó múltiples heridas que derivaron en una internación y la condena fue laxa: le determinaron doce semanas de prisión, pero al decidir participar de un programa intensivo sobre abuso doméstico (que duró 25 días) no las tuvo que cumplir. Además, le quitaron su residencia en un club de Ibiza.

“Ningún hombre o mujer debe cruzar esa línea… Y vos la cruzaste”, escribió en ese entonces Blake en sus redes al momento de compartir las heridas provocadas por la golpiza. “Si contratás a Betoko, pinchás su música o lo apoyás de cualquier manera, estás pagando sus costas legales del juicio en el que fue declarado culpable de golpear sin piedad, y casi hasta la muerte, a una madre soltera con un hijo de 4 años de edad”, publicó entonces Proton Radio, medio que dio a conocer públicamente el caso.

Las imágenes de las heridas, difundidas por Abigail Blake.

Esto se conoció luego de que Betoko ya había visitado Buenos Aires y Córdoba a mediados de ese año. Tras esto, en Mendoza la productora FolK decidió dar de baja la fecha programada.

Pero la cuestión no terminó allí: en agosto, realizó un durísimo comentario cuando una usuaria le recordó su situación legal al momento en el que el artista se preparaba para presentarse en Buenos Aires. «[…] seguro tus padres están orgullosos de tener una putita de Instagram», posteó Betoko, quien luego borró el comentario y dijo que alguien le había hackeado la cuenta, «realizando un comentario ofensivo».

No miremos para otro lado

A fines de diciembre, Guti denunció públicamente a NU tras propinarle una golpiza a su pareja, Rebeca Kodaira. Fueron varios los artistas que salieron a apoyar al artista argentino por la publicación y en las redes sociales aparecieron nuevamente quienes apoyan la denuncia de estos hechos y de otros que ponen al artista por encima de la persona. Claro, obviando las actitudes del mismo, siendo que hasta cierto punto puede ser tolerable esta mirada.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Is time we adress this again! No woman has to be abused. No child. It ashames me as a human being that we still have to deal with this kind of abuse. Some people would say there are other side of the story. I coming myself from a family with abuses and i tell you this is no tolerable. You can’t call yourself and artist and abuse the mother of your child like this. Beside the legal consequences you will face. «NU» you need help and a lot of work to do. There is no place in our world for violent people for women or child abusers. If you are in danger for abuse and feel like you can’t talk to anyone go to the police. You are never alone. #yolecreo #niunamenos #NU @everybody_nu ? @rebecakodaira we are with you and your baby ❤

Una publicación compartida por Guti (@holaguti) el

En nuestro país, lo sucedido con artistas del ámbito del rock es un claro ejemplo de que acá no haremos más eso de desviar la mirada para otro lado. Tampoco dejamos pasar el «si es inevitable, relajate y gozá» de Cacho Castaña; las irrepetibles frases de Gustavo Cordera; la menospreciable manera en la que el «Chaqueño» Palavecino se refirió a una periodista cordobesa; y ni hablar tampoco lo que pasó en el ámbito actoral, ante las denuncias por abuso sexual.

Que todo eso haya sucedido en ámbitos de la cultura que derivó en tratamientos mediáticos más fuertes, no significa que tenemos que dejar de lado que estas cuestiones también nos interrogan por acá. Una persona condenada por un hecho de violencia, que justifique su accionar y aún así la reafirma con otras actitudes, es una persona que debe ser correspondientemente tratada bajo especialistas para revertir estos accionares.

Somos un movimiento cultural que promueve las libertades, el respeto y la tolerancia. Por eso, desde Doctaclub no avalaremos cualquier acto relacionado con la violencia de género, como así tampoco lo haremos con otras formas de ejercer violencia.