La escena se enfrenta al desafío de cumplir con el 30% de participación femenina exigida por ley. El 2019 fue un año con altísima desigualdad: relevamos más de mil presentaciones y solo el 13% fueron de mujeres.

La reciente promulgación de la ley 27.539, publicada en el Boletín Oficial el 20 de diciembre pasado, hizo efectiva una larga lucha de las artistas: la paridad de las presentaciones en eventos de música en vivo. Y  nos abre a la reflexión de porqué tuvo que ser necesaria una ley para garantizarles a ellas su lugar en los escenarios.

Por esto la escena cordobesa de la música electrónica deberá enfocarse en alcanzar el 30% de participación exigida en la reglamentación, cifra que en 2019 estuvo bastante lejos de alcanzarla: solo fue del 13%. Es decir, la cantidad de presentaciones de mujeres DJs deberá más que duplicarse con respecto al año que se fue.

Según el segundo artículo de la ley, independientemente de si son eventos públicos o privados, si hay de tres a más artistas en la programación obligatoriamente debe cumplirse con ese porcentaje establecido. En Córdoba, por presentación, siempre hay en escena al menos tres artistas y en muy contadas ocasiones no supera ese número.

Eso sí, para poder cumplir con ese cupo también es necesario que las artistas estén inscriptas en el Registro Único de Músicos Nacionales y Agrupaciones Nacionales Musicales, según el cuarto artículo de la ley. Hacerlo es gratis y se puede gestionar por Internet.

Qué pasa acá

Para armar esta primera estadística que brinde un panorama sobre la realidad en Córdoba, Doctaclub relevó un total de once actores: seis productoras y cinco clubes, todos con actividad constante durante más de seis meses. En total, se analizaron 271 eventos y se contaron 1.113 participaciones en las cabinas. Solo el 13,6% fueron mujeres.

Se contaron participaciones y no nombres en particular, ya que se considera que cada una de esas presentaciones implicó la elección de quien organiza en poner frente a las consolas a un varón antes que a una mujer.

Si tuviéramos en cuenta también nombres, llamaría la atención la cantidad de veces que se repiten incluso dentro de una misma productora o club los artistas masculinos, llegando a ocupar entre un 30% y hasta el 90% o más de las fechas que cada organizador dio en 2019.

Además, en el caso de los dúos o tríos se contaron la cantidad de integrantes, ya que la ley también es específica en este punto: el cupo femenino se encuentra cumplido cuando se componga por artistas solistas y/o agrupación musical compuesta por integrantes femeninas y/o agrupaciones musicales nacionales mixtas entendiéndose por éstas a aquellas donde la presencia femenina implique un mínimo del treinta por ciento (30%) sobre el total de sus integrantes.

De esta muestra también se desprende el lugar que ocuparon en los line up: la gran mayoría de las veces quedan relegadas solo al warm up. Solo una productora de eventos masivos les dio mayor espacio en los horarios centrales, situación que se vio también en dos clubes. Paradójicamente, en uno de los clubes que más mujeres fueron cabeza de la programación estuvo envuelto, por segundo año consecutivo, en un escándalo por bajar a un artista denunciado por violencia de género.

Las cifras

Cuatro clubes encabezan el listado de quienes mayor espacio les brindaron a las artistas. Look Me es la primera, con el 23% sobre el total de presentaciones que realizó en el año (62 mujeres y 203 varones). Le sigue Club Berlín, donde ellas fueron parte en 23 de las 150 presencias totales. Luego aparecen Fruta (22 de 152) y Frida (11 de 80).

La productora de techno Terrafuria es la cuarta (5 de 38 presentaciones) y quinta (4 de 29) MEED Producciones, que durante el año pasado tuvo 10 eventos y de los 29 artistas presentados tuvo cuatro mujeres.

Sigue La Estación, que junto a Frida son los dos lugares donde ellas fueron en más ocasiones las protagonistas de la noche al ser cabezas en los lineups presentados durante el 2019.

En el orden, le siguen Beyond Time (4 de 45), Basement (12 de 165), Buenas Noches Producciones (3 de 86) y por último RIOT (4 mujeres en 55 presentaciones).

Desafío para el 2020

En algunos de los clubes, la participación femenina comenzó a crecer luego de mitad de año. Previo a eso, comenzó a visibilizarse la situación de la disparidad en las cabinas y llevó a la creación de espacios como Vésica Piscis.

Con eventos donde ellas tomaron la posta, lograron aportar en menos de seis meses el 10% de las participaciones femeninas del 2019, con entre cuatro a seis DJ en consolas más una organización íntegramente compuesta por productoras, diseñadoras visuales, comunicadoras, fotógrafas y artistas de otras ramas.

Con un equipo de trabajo ya consolidado, para el 2020 proponen más producciones y difusión, donde no solamente lo musical sea protagonista. Y son claras en la integración de la comunidad toda: «ser tribu y crear juntes el arte de cada celebración; multiplicar y expandir para generar a mayor escala y que sirva a todes».

Pero lógicamente no solo de ellas dependerá el trabajo que se viene, ya que todos los espacios deberán repensar en base a estos números cómo se ajustarán para llegar al piso que ahora se exige por ley. Y esto representa que también debemos aceitar otros actores en pro de lograrlo: las academias, las nuevas productoras y ciclos emergentes, los medios de comunicación, entre otros.

De cerca será el seguimiento no solo de que el número de participación crezca, sino también de los lugares que se les den en las cabinas y de quiénes toman la decisión de ponerlas allí, que también hablará de las perspectivas que tomen las organizaciones privadas en función de esto.