Crónica sobre la presentación del argentino y el español el sábado, en Forja.
(Buenas Noches Producciones)

El inicio de septiembre marca el arranque de una nueva temporada de fechas de cara al calendario para la primavera y el verano en Córdoba. Los encargados de reinaugurar los shows en Forja fueron Cuartero y Guti, con un set en formato B2B que se extendió por poco más de tres horas y media.

El warm up estuvo a cargo de Knowbru y Rodri DP, quienes lograron generar un buen precalentamiento en el predio de barrio Talleres. Cerca de la 1:30, el argentino y el español tomaron la posta en las bandejas.

Otra vez la escenografía sorprendió: el escenario contenía una gran enredadera que nos anticipa que el invierno se termina y las jornadas cálidas están volviendo, pese a que el sábado fue uno de los días más frío del año, que incluyó nevadas en buena parte de las sierras cordobesas. En la pista, las columnas estuvieron cargadas de pantallas que nos sumergieron más aún en el verde, el color que protagonizó la noche.

En el ambiente se notaba esa sensación de expectativas que venían siendo fogoneadas desde los días previos. El público esperaba ansioso la fecha, sobre todo por Guti, quién se presentó por primera vez en un evento masivo de estas características en nuestra ciudad.

(Buenas Noches Producciones)

Pero también había expectativa por lo que iba a ofrecer Cuartero en esta oportunidad, ya que su presentación en Rosario en mayo pasado sorprendió mucho en el cambio musical que el artista demostró en el Metropolitano, con sonidos techno que no eran habituales en el español.

Y Guti jugó de local. Por momentos durante el formato B2B hubo sensación de que una línea muy delgada podía romper la sintonía que generaban. Estaba claro que ambos DJs vienen de trayectorias musicalmente distintas, y quienes asistieron lo sabían, como también sabían cómo sonaban juntos ya que no es la primera vez que pinchan juntos.

Era el condimento que más atraía de la noche: cómo sonarían juntos un Cuartero con fuertes influencias groove & bass y una buena carga de vocales, con un Guti technero que tampoco rehúsa géneros como el merengue, el jazz o la salsa en sus producciones.

(Buenas Noches Producciones)

Tenían mucho de donde complementarse y la demostración de ambos en el escenario marcó esas diferencias. Por momentos en la noche parecía que la bajada de la montaña rusa a la que nos subían era muy pronunciada, con repuntes también bruscos. Pero una vez arriba lograban mantenerse en armonía y reventar la pista.

El show se extendió por poco más de 11 minutos después de las 5 de la mañana, el horario límite establecido en Córdoba. Y no siempre todos los DJs que visitan la ciudad se dan el lujo de poder hacerlo. Y si Cuartero y Guti lo hicieron, fue porque al final esos complementos y esas casi rupturas que generaron un ambiente por momentos raro, segura y totalmente intencionales, lograron generar el ambiente propicio para una buena vuelta de la temporada post-invierno.

[simple-author-box]