Cattaneo ofreció un nuevo Sunsetstream durante el eclipse solar total que disfrutó más de la mitad del país. El artista nos deleitó con su selección con un paisaje envidiable de fondo.

El evento astronómico de hoy iba a tener otro tinte. Un festival de música electrónica a todo montaje, en medio de los hermosos bosques y los cristalinos lagos que nos regala la Cordillera patagónica. Un entorno natural inigualable para la ocasión.

Pero el contexto no lo permitió. Tampoco nos privó de disfrutar de alguna otra manera. Al eclipse total de Sol que atravesamos hace apenas unas horas nada más (visible en un 65% en Córdoba) lo sentimos al ritmo del groove de Hernán Cattaneo. En una transmisión que duró exactamente tres horas y media desde el Llao Llao, el histórico hotel de San Carlos de Bariloche.

El Sunsetstream comenzó a las 11:30, con el lago Nahuel Huapi y las blancas cumbres de los Andes coronando el cuadro. Con picos de hasta 4.400 espectadores en Twitch (también se transmitió en simultáneo por otras plataformas y formatos, con similares números), y pese a que se registraron algunos cortes del audio, la emoción en el chat traspasaba las pantallas.

La selección de Cattaneo que acompañó la primera parte sirvió para ponernos en ambiente. Más aún en un día lunes, primera jornada hábil y laboral para muchas personas. Esa característica fineza auditiva a la que nos acostumbró nos hizo arrancar la semana totalmente diferente.

Sensaciones que se suman además a la llegada plena del verano y la ansiedad por las Fiestas, tras un año complejo. Nos manijeó, para usar el término adecuado.

El eclipse solar total es el segundo que vive Argentina en menos de dos años. (Captura de vídeo)

La alineación de los astros

A las 13 comenzó el momento álgido de la transmisión. Once minutos después, el Sol quedó completamente cubierto por la Luna. Y a través de la pantalla envidiamos a quienes pudieron presenciar el momento de tan fascinante evento. Mientras tanto, acá en Córdoba, se ponía tenue la luz de nuestro astro solar.

Lo que no se vio, se hizo sentir. El climax de esta alineación universal sonó al ritmo de una tremenda mezcla entre Cluster One (edit del cordobés Carl Os) y Marooned, ambas de Pink Floyd. Una bajada con guitarras que erizó la piel, literalmente. En el preciso momento en que los 30 grados de temperatura en la capital cordobesa no quemaban y algunas ráfagas de viento comenzaron a soplar con fuerza.

Mientras veíamos a Hernán con su camperón negro haciendo frente al viento sureño, en el momento cumbre del eclipse estuvo marcado por un timing perfecto entre los tracks y la salida lenta de la Luna para destapar el disco solar. Con la oscuridad, llegaron los sonidos que nos encantan escuchar en el mejor momento de la noche de esas fiestas que tanto extrañamos.

(Captura de vídeo)

Con el retorno de la claridad, y entre tanto la niebla invadía las montañas, volvimos al groove más relajado que nos hizo acordar que es lunes. Que estábamos trabajando o preparando un final de la facu. Que en menos de dos horas pasamos de renegar con la caída mundial de Google, a transportarnos a los aires de la Patagonia.

Hasta el cierre, la intensidad varió entre lo más relajado de la selección y los picos rítmicos que nos obligó a pararnos para bailar un rato, como cuando pasó de I Was Blind (de Haddadi Von Engst y Phonic Youth, remixado por Rodriguez Jr.) al clásico Icon, de Rhythim Is Rhythim.

O el pase sonoro entre el remix que hizo Tom Demac de Together (de Jon Gurd) y Sunbeam, de Clarian. 180 minutos de conjugación lineal entre la Luna, el Sol y la música de Hernán. Definitivamente, hoy arrancamos diferente la semana.