En algunas ciudades sigue siendo difícil mantenerse en actividad, pero en otras aparecieron oportunidades para sus protagonistas. Cómo se preparan en Río Ceballos y Río Tercero para la vuelta al ruedo.

Esta columna fue realizada para M90Sessions, de M90 Radio FM 89.9 de Rosario. Podés escucharla a continuación.

Lentamente, paso a paso, las nuevas habilitaciones que permiten la reactivación de actividades que durante muchos meses aguardaron su retorno también entusiasma a las escenas del interior de Córdoba.

La imposibilidad de viajar utilizando el transporte público de media distancia (cortado desde abril y que volvería la segunda quincena del mes) permitió una reconfiguración en el escenario del mapa provincial. La influencia de Córdoba capital, Río Cuarto o Villa María en sus respectivas zonas, con respecto a la oferta de eventos, atraviesa también ese trasfondo.

De esta manera, otras escenas de menor escala pudieron fortalecer sus lazos entre las diferentes partes que las integran, desde artistas hasta usuarixs. Al principio de la pandemia, las productoras de diversas localidades planteaban sus desafíos de mantener su presencia, pero varias vieron agotados sus recursos al poco tiempo.

Las redes sociales y la tecnología terminaron siendo limitaciones. Aún así, algunas se encontraron con que las pocas oportunidades que surgieron son a su vez las más importantes para ellas, porque las venían necesitando desde antes que la Covid-19 apareciera en nuestras vidas.

La ciudad de Río Ceballos cuenta con poco más de 23 mil habitantes (welcomeargentina.com)

Sierras Chicas se pone en marcha

Uno de esos saldos positivos que sí se rescatan de esta situación, es que las autoridades locales toman a la electrónica como parte del ambiente cultural y comenzaron a incluirla dentro de las medidas que se definen para un retorno seguro.

«En Río Ceballos (35 km. al norte de Córdoba) se viene pensando con la Municipalidad distintos tipos de eventos y cómo volver el laburo cultural al ruedo», dijo Lucio Mateos (@luxiomts) a Doctaclub. Integrante de Diable Producciones, el también DJ destacó el apoyo del estado local y que tienen en mente desarrollar los eventos que ya tenían planificados desde antes.

Además, agregó que cree que la habilitación del turismo (desde este 4 de diciembre) servirá para potenciar la oferta, junto al fortalecimiento de la participación de artistas locales.

«La provincia es un punto importante en el mapa y creo que va a crecer bastante, porque es una gran oportunidad para lxs DJs locales y debemos aprovecharla», sostuvo Lucio.

Lucio Mateos (aka Luxio MTS) es DJ y parte de Diable Producciones (Instagram)

Atrás quedó la clandestinidad total

Donde se muestran más que entusiasmados, y con motivo, es en Río Tercero (96 km. al sur de Córdoba). Desde 2016 que fue una lucha constante porque, literalmente, la música electrónica estuvo proscripta por decreto, que casi llegó a convertirse en una ordenanza municipal.

Esto obligaba a artistas a tener que tocar en total clandestinidad o bien en otras localidades. Pero en la ciudad, bajo ningún punto, la palabra «electrónica» podía aparecer en ninguna promoción de eventos. Mucho menos, escucharse.

La pandemia (y el cambio de gestión en el gobierno local) no solamente trajo consigo un acercamiento y un aval de la Municipalidad, sino también en una mayor unidad entre quienes hacen a la escena. «La posibilidad de afianzar la oferta local es bastante buena y eso vino de la mano de lo que pasó con el confinamiento, porque la comunidad se afianzó bastante», comentó a este medio el artista local Martín Malpassi (@martinmalpassi).

«Hubieron reuniones muy buenas; y quienes se quedaron en la ciudad vieron lo que pasó acá y se metieron a participar«, añadió por otro lado. Este miércoles también se conoció que las autoridades riotercerenses autorizan habilitar salones de eventos y boliches, con estrictísimos protocolos, lo que también abre las puertas al retorno de la musicalización.

Martín Malpassi, de Río Tercero (Instagram)

El confinamiento resultó en oportunidad

A la par, tras los primeros meses, la realización de eventos no habilitados también jugaron un rol importante. Quienes antes elegían viajar para aprovechar la nocturnidad de los grandes centros urbanos, sea como usuarixs o por contrataciones como artistas, quedaron en confinamiento en su lugares de residencia o nacimiento.

Aún así, a estas alturas también genera cierta preocupación que durante los fines de semana, sobre todo a la madrugada, ocurren concentraciones en espacios públicos como los balnearios. Según nos comentó Martín, hubieron situaciones no deseadas que ponían en debate la seguridad.

Río Tercero ya contaría con casi 50 mil habitantes (3rio Noticias)

Por eso mismo, tanto en esa ciudad como en otras, las autoridades están teniendo en cuenta que a la necesidad del trabajo de DJs y otrxs artistas también se suma el garantizar la seguridad de quienes asistan a cualquier lugar con habilitación.

Pero esto no baja ninguna de las expectativas. Al contrario. Las claras mejoras en la situación sanitaria (no por eso hay que confiarse), las buenas señales que dan los municipios y el fortalecimiento del trabajo mancomunado iluminan la salida del túnel tras el año más difícil del mundo.