Productoras de las ciudades de Santa Fe, Villa María y San Fernando del Valle de Catamarca cuentan cómo les afecta la pandemia tras un año de crecimiento acelerado, que ahora las encuentra con proyectos completamente frenados.

La paralización total de la industria del entretenimiento sin dudas representa un fuerte golpe para la escena en general. No solo en lugares donde el engranaje está más aceitado, como es Córdoba, Rosario y Buenos Aires. También lo es en las ciudades que experimentaron un crecimiento acelerado en, al menos, los últimos cinco años.

Las preocupaciones son las mismas: cuánto durará esto, cómo serán las medidas a futuro, cómo mantener viva y activa la escena, cómo paliar la crisis cuando se pueda volver a las pistas, qué será de los recursos humanos este tiempo, entre tantas otras cosas.

La incertidumbre sin dudas reina en todas las escenas del país, sobre todo porque actualmente la prioridad está en una sola cosa: superar la crisis sanitaria que genera la pandemia de la covid-19.

En Santa Fe, 4GET es una de las principales productoras locales (Giuliana Reyna)

Escenas en alza

“El 2019 fue un año muy positivo, con muchos y muy buenos shows”, dijo Rama Sánchez a Doctaclub. Es uno de los integrantes de 4GET Producciones, de la ciudad de Santa Fe. Si bien destaca lo positivo a nivel espectáculo, también resaltó que el último semestre fue complicado debido a la devaluación por las contrataciones en dólares.

Y agregó: “también los proveedores aumentaron y las entradas de los eventos tienen un techo, siendo muy difícil por el contexto económico que viene atravesando nuestro país hace un tiempo trasladar todos los aumentos al precio del ticket final”.

Por su parte, desde la productora Ondabuena, de la ciudad de Villa María, hablan de una zona “con permanentes renovaciones y cambios, proponiendo distintas ideas”. “Consideramos que la escena en esta zona se encuentra en una constante motivación”, afirmaron.

En Villa María, Ondabuena Producciones fortalece su escena (Ramiro Tadeo)

Sebastián Castro y Daniel Martínez son de Vibra Productora, de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. “Antes de que la pandemia fuera preocupación, la escena acá estaba teniendo un crecimiento importante, porque había una mayor atención de los ‘boliches comerciales’ que convocan más público y de los DJs de renombre nacional e internacional”, nos aseguraron. 

También agregaron que en el contexto local “hubo un crecimiento muy interesante de productoras ligadas a eventos más heterogéneos (en bares o eventos privados), con una mirada más under de la escena, priorizando a artistas locales y también de otras provincias, acaparando al público 100% electrónico”.

Un golpe repentino

“Estábamos ultimando detalles de nuestra primera fecha internacional junto a nuestros amigos de Deimos Producciones y nos tomó de sorpresa”, nos contaron desde Ondabuena. “La restricción total de todos los eventos nos impacta tanto económica como culturalmente. Somos una productora joven que se sustenta mayormente de la inversión de la gente que decide elegirnos en cada uno de nuestros eventos. Y priorizamos, más allá de lo económico, el fomento de la cultura en Villa María y Villa Nueva”, agregaron.

En tanto, desde la capital catamarqueña Castro y Martínez fueron hacia el mismo sentido: “somos una productora nueva y nos movemos a base del esfuerzo en cuanto al pago de DJs, los permisos municipales, el alquiler de lugar, sonidos, luces, etc. Nos coarta la libertad de poder juntarnos para poder enfrentar la crisis que ésto genera, no solo a nivel sanitario, si no en lo social y económico”.

En Catamarca, Vibra apuesta a sumar la electrónica en la cultura local (Link Art)

4GET tuvo que cancelar dos shows ya programados y suspender la contratación de otros artistas que tenían previstos para los siguientes meses. En la capital santafesina esto también tuvo un fuertísimo impacto: “uno de esos shows ya tenía muchos tickets vendidos, lo cual estamos esperando a que termine la cuarentena para realizar las devoluciones. También hemos tenido algunas pérdidas relacionadas a gastos fijos anticipados para estos eventos”, agregó Sánchez.

El otro impacto

Por supuesto, junto a las productoras hay diversos grupos humanos que forman parte de los recursos que trabajan a la par en cada evento. Rama Sánchez nos cuantificó que al menos 120 personas se ven afectadas directamente por este parate. “Sumado a algunos proveedores externos que también traen sus grupos operativos y los empleados de las locaciones donde trabajamos”, acotó. 

“Esa es nuestra mayor preocupación. También, por supuesto, los artistas locales, nacionales e internacionales que son parte de los line ups. Todos forman parte de una rueda que desde hace cinco años hacemos trabajar sin parar y estar parados afecta a todos ellos y a sus familias”, nos dijo.

El cordobés Closed I, en Villa María. (Ondabuena)

Desde Villa María, Ondabuena también agrega que su equipo de trabajo son “muchxs integrantes que son técnicxs escénicos y su principal ingreso son los eventos en sí”. “Se trabajó demasiado para las fechas que se suspendieron, porque además involucró a quienes trabajaron en diseños, planeamientos y producción; y eso se frenó de golpe”, subrayan.

Una visualización también amplia del impacto propiciaron desde Catamarca, donde Vibra habla de la “economía social” como su perspectiva de trabajo: “desde los DJs que se contratan, hasta las imprentas, quienes se encargan del diseño de arte, marketing, quienes nos expenden bebidas, nos alquilan el lugar, el sonido, quienes autorizan los permisos”. 

“No vemos a lxs otrxs como un objeto de consumo, pensamos en ellxs como sujetos que pueden aportar a cada evento y a tener su propia experiencia de lo que cada uno viva. Una acción de reciprocidad”, se refirieron Castro y Sánchez.

Vibra, en la capital catamarqueña.

Juntar fuerzas

Ahora las redes sociales son las principales aliadas de las productoras. 4GET, por ejemplo, ha logrado realizar streamings con artistas como Alejo González o el español Lexlay. Y todas coinciden en que es el cariño de su público que mantienen el optimismo a futuro. Aunque sí, también, el optimismo se mide a la par de la realidad.

“Va a costar ofrecer una cartelera fuerte en la zona este año”, dijo Rama Sánchez desde Santa Fe. Aduciendo al impacto también sobre el bolsillo de la población en general, agregó: “la estrategia ideal es ser cautos hasta que se acomode la economía y la escena, y de a poco volver con la dinámica que nos caracteriza; siempre enfocándonos en trabajar para que crezca la cultura en nuestra ciudad, apostando a producir muchos y mejores eventos, y siendo lo más optimistas y positivos que podemos ser en relación a lo que viene”.

4GET, en Santa Fe.

Desde Villa María, Ondabuena muestra su optimismo: “esperamos ansiosxs y bien manijas el momento de poder retomar los proyectos pendientes y plasmar las ideas que tenemos en mente. De momento nos encontramos planificando lo que vendrá una vez que termine el aislamiento obligatorio”.

En la ciudad capital de Catamarca, el deseo también se traduce en la necesidad de volver a fortalecer la escena dentro de la cultura local general: “seguir dando una visión de la música electrónica como aporte a la cultura local y comercial; al turismo, al arte, a la economía social y a las nuevas formas de vinculación comunitaria”. 

“Ver qué posibilidad tenemos como sujetos para aportar a lo que se viene luego de la pandemia nos deja la posibilidad de poder establecernos bien, planificar y organizar los eventos próximos, como así también actividades ligadas a remontar la escena desde esa mirada cultural”, cerraron Sebastián Castro y Daniel Martínez, de Vibra Producciones.