El artista oriundo de La Pampa largó nuevo material en el sello de Closed I. Música que llega en medio de proyectos que lo tienen con la cabeza enfocada en más objetivos.

El segundo lanzamiento de Stereolito (@stereolito), el sello que Closed I (@closed.i_) largó hace unos meses, trae a Ignacio Fernández (@ignaigna) como protagonista. El EP, que cuenta de tres tracks, salió a la luz el viernes y está disponible en todas las plataformas digitales.

«Stereolito II» es el nombre del material de 20 minutos que se divide en tres títulos: «Sensitive Touch», «Cut the Chord» y «Diagonal». Sonidos eclécticos, de variada intensidad y con potencias que invitan a la tentación de ser oídas a todo volumen. El arte de tapa fue realizado por Kaiser Gonzalo (@kaisergonzalo).

Entre tanto, Ignaigna, el aka del artista pampeano y cordobés por adopción, también trabaja en diferentes proyectos que lo mantienen activo. En conversación con Doctaclub, nos repasa junto a Closed I las sensaciones de esta producción.

Las primeras notas

Ignaigna comentó que desde hace varios meses que se encontraba trabajando en los compases de sus tracks. «Si bien los tres son bastante diferentes entre sí, a medida que se iban gestando la sensación de que caminaban tomados de la mano era cada vez mas fuerte», dijo a este medio.

Las intensas y largas charlas sobre música con Ignacio San Pedro, el titular del label, llevaron a que naturalmente los sonidos de Fernández llegaran a los oídos del productor. La amistad entre ambos surgió por el amor a los sintetizadores y el «ruido», según definieron.

«La comodidad en la libertad de expresión, el horizonte en el que se pone el foco y la iniciativa detrás de Stereolito creo que se reflejan a la perfección en los lanzamientos del sello», confió Ignaigna.

Así, los demos comenzaron a gestarse en piezas más completas, incorporando sonidos generados en HAL AudioLab (@hal.audiolab), donde también se mezclaron y masterizaron.

A su turno, Closed I agregó: «las líneas siempre las marcó Igna, o por lo menos ajustó su línea a lo que yo estaba buscando publicar». «Se grabaron algunas cosas para armar las maquetas y durante el proceso de mezcla hicimos varias sesiones en conjunto para ir puliendo parte de la sonoridad», resaltó.

Ignaigna

Trabajo entre amigos, resultados profesionales

«La verdad es que uno pasa por muchas cosas en el proceso, pero teniendo una relación anterior con Igna fue todo en un marco de entusiasmo y apoyo recíproco. Con la cabeza fresca, lo siento un segundo paso para el sello; hay varios proyectos que se están armando para futuro y trato de no perder el foco en lo que se aproxima», cerró Closed I respecto a sus sentires con este segundo lanzamiento del sello que comanda.

Por el mismo lado fue Ignaigna: «después de algunas idas y vueltas, llegamos al puerto que hoy la gente puede escuchar y con el que nos sentimos muy conformes». «Estoy extremadamente contento con el resultado final: los equilibrios y desequilibrios de los temas están donde quiero que estén, y lo que evocan siento que es palpable», aseguró el pampeano.

«Me di cuenta de que a veces es muy difícil desprenderse de algunas cosas: uno no se da cuenta y se acostumbra a escuchar lo que ya hizo, entabla una relación de intimidad con la composición y después se complica hacer ciertas modificaciones y tomar algunas decisiones; como también se dificulta soltar los proyectos y dejar de meter mano», reflexionó sobre la producción.

Entre risas, reconoce que es algo con lo que lucha constantemente y lo toma como una parte más de su proceso. Además, resaltó que trabajando con Closed I sintió mucha comodidad: «entré en contacto con nueva data y formas de trabajar; más allá de considerarlo un gran amigo y gran artista, está super abierto a la visión de otra gente; me dio una mano enorme y fue en gran parte artífice de todo esto».

El armado detrás de la potencia

«Cut the Chord» y «Diagonal» son dos de las piezas sonoras más altas que tiene el EP, a lo que Ignaigna trata de explicarnos cómo logró construirlos. En el caso del primer track, habla de que la percusión fue lo primero que se fue determinando de manera natural.

«La línea de bajo me ayudó a tomar varias decisiones en cuanto al desarrollo e inicialmente la armé desde Elements, un VST que me ha endulzado mucho; aunque el que quedó definitivamente pertenece al Yamaha DX-7, si la memoria no me falla», repasó.

(Ada Di Paola / @ph.adddita)

El lead que destaca en la pieza salió de un acorde que el productor definió como «poco convincente», grabado con el Moog One. «Utilicé un sampler para manipular el audio y encontrarle otra forma; y de ahí sale el nombre del track, porque dicho acorde está cortado», agregó.

Sobre «Diagonal», Ignaigna cuenta que los patcheos en su Arturia Minibrute lo obligaron a grabarlos tan pronto como llegó a ellos. «Amo ese sintetizador, y después de años me sigue dando cosas hermosas», aseguró; y comentó: «los leads, los sonidos de efectos, una línea de high hats y algún que otro sonido que ahora no recuerdo provienen de ese sinte; y alrededor de ellos empecé a estructurar el tema».

«Como iba a ser el responsable de darle el cierre al EP, quise que tuviera un poco más de empuje y por eso la línea de bajo que busca la sensación de constancia, sin dejar espacios vacíos. Es un recurso con el cual me estoy empezando a encontrar cada vez más a gusto», dijo en otra línea de la conversación.

Sin parar

A la par, Ignaigna no se detiene: «este año me ha encontrado muy activo y la verdad es que no tengo ganas de pisar los frenos, para nada». Habla sobre Fosa (@__fosa__), el proyecto que lleva adelante con Octavio Lahorgue (@octavio___octavio), Octavio Papalini (@octavio.papalini) y Orni Felizia (@orni.felizia).

«Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma página en cuanto a muchas ideas y criterios; así que Fosa nos sirve como un espacio donde impulsarnos entre lxs cuatro a explorar terrenos que consideramos que en la escena local no se explotan tanto como se debe o puede», nos contó.

Aseguró que dentro del espacio se dan con los gustos: «transitamos sonidos y composiciones que nos atraen y que no necesariamente condicen con el estereotipo de música de pista».

«Si vamos al caso, toda música se puede bailar; que la gente conecte o no con ciertos estilos y géneros va por otro lado», cerró. Ante la consulta de qué se traen con Fosa, fue más reservado: «no quiero adelantar demasiado ni spoilear, pero puedo decir que estamos produciendo música propia y desarrollando, entre otras cosas, trabajos audiovisuales para más adelante».

Por último, hace unos días salió el set que filmó para Poise (@poise.gn), un colectivo electrónico de la ciudad de La Calera que busca explorar el costado musical de diferentes artistas y grabarlos en distintas locaciones. En esta ocasión, desde el Museo de la Cal de la vecina urbe.