El aumento de casos en los últimos días traban las gestiones, ya que se esperaba que esta semana saliera la comunicación oficial. También se anticipó que habrá mayores controles sobre los eventos no habilitados.

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) dio el visto bueno al pedido de la Unión de Musicalizadores y las cámaras empresarias del sector de bares y gastronomía, confirmando así que el protocolo de bioseguridad presentado para el retorno de la actividad musical es aceptable. Pero solamente habilitada para bares y centros gastronómicos.

Esto fue confirmado la semana pasada, según las fuentes consultadas por Doctaclub, y durante el transcurso de estos días la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba, dependencia que nuclea a la Dirección de Espectáculos Públicos, iba a confirmar públicamente la habilitación.

Pero el aumento de casos en las últimas jornadas está trabando todo: solo ayer, 23 de septiembre, en la capital se confirmaron más de 600 positivos, el número más alto desde marzo. Y con ello, se postergaron varios anuncios.

Lo que se analiza, hasta hoy

El optimismo había llegado tras la confirmación de que discotecas y salones de eventos podrán abrir sus puertas en caso de que se adapten al rubro gastronómico y respetando las capacidades.

La llegada de la primavera también marca un eje crucial para estudiar las próximas medidas que se podrán tomar. Es que, además, está en análisis la extensión horaria de bares y restaurantes. El contrapunto es que tras las últimas jornadas de casos, esto otra vez quedó en stand by.

Para entender cómo se determinan estas cuestiones, es importante aclarar que el COE Central sugiere a las ciudades con aumento de casos tomar medidas como, por ejemplo, la limitación de actividades nocturnas entre la hora 19 y las 6 de la mañana.

Luego, cada municipio analiza tomar o no esas sugerencias y determina sus propias medidas. Por ejemplo, Alta Gracia y Carlos Paz decidieron limitar las reuniones familiares y actividades nocturnas luego de cuatro recomendaciones del COE por la incidencia de nuevos casos por día.

Pero Córdoba capital aún no decidió qué hará y ya desde el sector de bares y restaurantes están planteando sus rechazos a esta medida, que volvería afectar la actividad que había sido rehabilitada a principios de julio.

Mayores controles

En las reuniones previas, los eventos no habilitados fueron centro de conversación varias veces. Las autoridades adelantaron que no solo se intensificarán las inspecciones, sino que ya no serán solo los agentes municipales quienes lo lleven a cabo. Por este motivo, solicitan a lxs artistas trabajar con cautela, tanto en lo sanitario como en lo legal.

Que se ponga mucho énfasis en esto tiene una lógica que ya nos anticipó el verano europeo: con la llegada del calor, comenzaron a aumentar la cantidad de fiestas no habilitadas donde no se cumplían ni las más mínimas medidas de prevención sanitaria. Y, lógicamente, con ello los contagios se multiplicaban.

Esto es uno de los motivos que más preocupa a las autoridades del viejo continente, que vaticinan una segunda oleada con la llegada del otoño e invierno. Indudablemente, acá también será una clave que las autoridades no quieren descuidar por la inminente proximidad de nuestro verano.

La Unión de Musicalizadores se reunió en varias oportunidades con autoridades municipales (Archivo)

Un puntapié crucial

Cuando a principios de mes se dio el visto nuevo para que clubes nocturnos y salones de eventos puedan adaptarse para ser comercios gastronómicos, el sector del entretenimiento y la nocturnidad coincidió en que por primera vez en años una gestión de la Municipalidad de Córdoba se mostró abierta al diálogo.

Es que con la medida también se anunciaron beneficios que aliviana la carga impositiva de la actividad. “La realidad es que es la primera vez en muchísimo tiempo que la Municipalidad abre sus puertas para poder recibirnos como sector. Hemos tenido 6, 7, 8 años donde prácticamente ni siquiera nos recibía; al revés, nos agravaba a través de las tasas”, comentó Marcos Gennaro (de Club Paraguay) a La Voz del Interior en su momento.

Asociaciones civiles como la Unión de Musicalizadores y diferentes cámaras comerciales que nuclean al sector, surgidas en la pandemia, se acercaron al aparato estatal buscando una ayuda que, por el momento, encontraron satisfactoriamente.

Esto representa que de a poco los engranajes entre ambos actores comienzan a aceitarse, permitiendo a futuro que las actividades culturales y comerciales en torno a la escena electrónica, como las demás del abanico pluricultural cordobés, puedan resurgir y afianzar sus potencialidades.