Entre las estrategias para unir a la comunidad, la ciudad santafesina no solamente define su futuro para superar las nuevas restricciones: también aparecen planteos sobre cuestiones que necesitan debatirse.

Frente a la segunda ola, la escena electrónica de Rosario (Santa Fe) sigue buscando respuestas a las preguntas que surgen sobre cómo superarla. Ante un escenario donde otra vez aparecen las incertidumbres, de nuevo la visión es encontrar las alternativas para enfrentar la crisis.

A diferencia de la primera parte de la pandemia, algunas de esas cuestiones se fueron allanando. Pero surgen otras sensaciones que, comparadas con la realidad de la escena de Córdoba, no están tan distantes a las que vemos acá.

Las estrategias son varias: recolección de datos para entender sobre en qué escenario se está, el llamado a la participación de la comunidad electrónica local y la necesidad de que el Estado deje de poner a la escena en las periferias del plano cultural a la hora de ayudar a un sector duramente golpeado.

Los números dicen

«Creemos que la escena está debilitada, es por eso que desde nuestro lugar consideramos que el trabajo colectivo es el camino», dijeron desde MOD Movement (@mod.movement) a Doctaclub.

La agrupación, que surgió en 2017 para concientizar sobre la reducción de daños y riesgos en la escena, trabaja desde hace unos meses en un censo. El fin es recolectar estadísticas sobre quienes forman el ámbito electrónico del área metropolitana de Rosario.

Según algunos datos preliminares que nos adelantaron, en la Cuna de la Bandera hasta el momento un 70% de las personas censadas se definieron como DJs. También aparecen productorxs musicales, de eventos, clubbers y otros recursos.

«Más allá de eso, muchxs se deben valer de otro trabajo ocupacional principal extra, del cual suponemos que es la fuente económica de subsistencia», reconocieron desde MOD.

Y agregan: «la escena electrónica tiene que ser considerada como generadora de fuentes de trabajo; contenedora de talentos, artistas y generadores de espacios de cultura, que muchas veces no tienen el apoyo suficiente del Estado para poder desarrollarse».

Llamado de atención a las autoridades

Por su parte, y acompañado por MOD en la difusión, el DJ y productor Rodrigo Kesovija (@rodrigokesovija) generó un petitorio para que la electrónica de Rosario sea considerada por Municipalidad y Gobierno de la Provincia como parte del engranaje cultural.

Esto implica solicitar acompañamiento con las políticas presentadas por los Estados locales, como también la inclusión en las actividades públicas organizadas por las secretarías responsables del área cultural.

«Vimos pasar durante la pandemia numerosos espectáculos de estilos de música -cumbia, folklore, cuarteto-, sin embargo la electrónica sigue siendo un estilo al cual no nos brindan un espacio público para la difusión artística», añadió MOD sobre este tema.

Por su lado reconocieron que recientemente han recibido algunas respuestas por parte del Estado para poder sumar propuestas a realizar. «El apoyo de quienes gustan del género es muy bueno, pero sentimos que somos muchxs más de los números que reflejan la cantidad de firmas», explicaron.

La Municipalidad de Rosario es la institución a la que más apuntan las acciones para apoyar la escena cultural electrónica (ON24)

El nivel de participación, todo un tema

Consultado por Doctaclub, Kesovija considera que estas convocatorias sacaron a la luz otras cuestiones, que abre la puerta a un debate clave: ¿cuál es el interés de parte de la comunidad en participar y acompañar en estas acciones en conjunto?

«Sinceramente me llevé una desilusión, porque si bien hubo gente que lo compartió, se involucraron pocas personas», nos comentó el artista, que desde hace más de 30 años es parte de la escena rosarina.

Y planteó: «hay artistas de renombre que esperábamos que pudieran haber participado en acompañar, porque este petitorio estaba planteado para todo el mundo: artistas, productoras de eventos y todo recurso que participe de la escena».

«No digo que el petitorio esté cerrado, se puede reflotar. Se creó en un momento en que se podía hacer algo, pero ahora con todas las nuevas restricciones quizás no sume importancia», cerró.

Otrxs artistas y protagonistas consultados por este medio avalan una misma pregunta que surgió conversando con ellxs: ¿por qué los principales referentes de renombre, tanto artistas como productoras, no se hicieron eco de las demandas de la escena?

«Cada uno (de los grandes artistas y productoras locales) parece que pensó en salvar su nicho, que no me parece mal, pero no mostraron ningún interés; ni mucho menos expresaron apoyo a la escena, porque también dependen de ella», nos comentó por su lado otro DJ y productor rosarino, que optó por resguardar su nombre.

La escena de Rosario es de las más importantes del país (Rosario3)

La rueda sigue girando

Aún así, no se detiene el funcionamiento de la escena en otros aspectos. Recientemente se estrenó el documental «Rosario Sonora», que repasa la historia del escenario clubbing de la ciudad. La producción audiovisual fue una co-producción entre la Asociación Civil de Música Electrónica y Cultura (AMEC), Fango Films y MOD.

«El objetivo de los próximos meses es idear campañas y reinventarnos para así poder hacer llegarles la información necesaria para quienes decidan consumir alguna sustancia lo hagan responsablemente», adelantaron desde MOD.

«La AMEC nos impulsa a perseguir objetivos colectivos en pos de buscar soluciones y proponer ideas a distintas problemáticas que vienen surgiendo en la escena», cerraron.