Dentro de la electrónica, son uno de los engranajes más importantes en la conceptualización y escenografía. Pero, ¿cómo se movía el mercado laboral antes de la pandemia y en qué cambiará esta situación?

Esta columna fue realizada para M90Sessions, de M90 Radio FM 89.9 de Rosario. Podés escucharla a continuación.

Arte forjado plenamente por el surgimiento de la digitalidad y la aparición de las nuevas tecnologías, aún estos meses fueron desafiantes para quienes trabajan con el: lxs VJs, protagonistas esenciales en el montaje escénico.

Meses de cambios que trastocaron en el cómo explayar la creatividad y en el uso de instrumentos; como así en la consolidación de sus conocimientos con otras herramientas y hasta en rebuscárselas para seguir trabajando durante la pandemia.

También con el enfoque puesto en los próximos meses, en los replanteos que nos hacemos respecto a las condiciones en las que muchas personas trabajaban en la escena no se debe perder de vista tampoco al escenario VJing.

Desafíos y aprendizajes

Karen Palacio (@kardaver) estudió artes visuales y programación, hace livecoding y programación creativa. Junto a Gregor Littch (@g.littch) tiene un proyecto llamado Agger Thorn Tickler. En conversación con Doctaclub, resaltó que durante la pandemia se vio restringida por cuestiones técnicas para hacer streamings.

«Es muy difícil hacer vivos reales, por la velocidad de Internet. Y hacer un falso vivo tampoco me permite usar las mismas técnicas que cuando había eventos presenciales; así que a prueba y error aprendí pequeños trucos y desarrollé un alfabeto nuevo para mí«, dijo.

Nadia Palmieri trabaja bajo su a.k.a Ckommy (@vjckommy). Además de VJ, también es editora y productora de contenidos, por lo que su profesionalización en la última década es 100% audiovisual. Se desempeña en diferentes ámbitos: desde discotecas, recitales y fiestas electrónicas; hasta eventos corporativos y sociales.

En su caso, al frenarse todo tipo de eventos también se trabaron muchos otros trabajos que luego se fueron reactivando muy lentamente. «A mí particularmente me sirvió mucho todo este tiempo para poder meterme de lleno con un proyecto, que ya lo venía elaborando hace unos años, que es crear un VJ+DJ set», agregó.

El reconocimiento, una deuda

Sobre la valorización del trabajo como artistas visuales, aparecen diferentes cuestiones: ser consideradxs a último momento, las condiciones de pago por la labor o la falta de créditos en las promocionales de un evento; por mencionar algunos puntos que visibilizan su realidad.

«Si bien no siempre es el caso, a veces no se nos considera como gente creativa que está aportando algo único a la escenografía. La impronta que ponemos tiene la posibilidad de elevar la performance en muchos sentidos: no solo estéticos, sino conceptuales y creativos», sostuvo Karen.

(Karen Palacio)

Por su lado, Ckommy indica que también es relativo a los ámbitos donde se desenvuelven quienes hace VJing: «la cuna fue principalmente las fiestas electrónicas. Luego con el tiempo, con los avances y la incorporación de estas nuevas artes digitales, todo se fue ampliando de otra manera«.

«Lo que puedo notar a lo largo de estos años de carrera, es que el rubro que mejor paga el trabajo son los eventos privados, justamente en los que uno tiene menos exposición. Y en los boliches, que pagan mucho menos, la exposición al contacto con el público es mayor», subrayó.

Para ella ambas opciones sirven: «uno de los trabajos te aporta en cuanto a lo económico y el otro en cuanto a la exposición. Se trata de estar en actividad constante y generar cantidad de trabajo, que es por ahí donde unx a veces puede hacer ciertas diferencias en lo monetario«.

(Ckommy)

Cambios y nuevas condiciones

«Lo que más me llamaba la atención es ese feedback directo con el público, porque la performance en conjunto con los y las DJs era algo específico, irrepetible», destacó Karen sobre la implicancia que tenía ser parte de cada evento al que era convocada.

Nadia coincidió con ella al respecto que en la actualidad no se puede percibir ese contacto con el público, y resaltó: «más allá de eso, creo que también nos representa una buena oportunidad«.

«Lo más difícil tal vez, ahora que están de moda los streamings, sea adaptarnos a estas nuevas formas de trabajar y no tener la posibilidad de ver cómo reaccionan», acotó.

(Ckommy)

Con mira a los próximos meses y en base a lo vivenciado hasta esta altura de la pandemia, Karen dijo: «hay un gran potencial entre lo interactivo y lo web que no se está explorando; posiblemente por desconocimiento técnico o falta de visión por parte de gente que organiza cosas».

«Hay formas para que la gente pueda ser parte activa y recuperar el componente espontáneo que se perdió. Y la gente que desarrollamos estos instrumentos necesitamos mayor apoyo por parte de organizadores de eventos«, cerró.